Mezquita Basharat de la Comunidad Ahmadía del Islam en Pedro Abad, Córdoba, España

El Movimiento Ahmadía

Su Fundador

Jalifato Ahmadía

M.T.A. Internacional (TV)

Servicios Humanitarios

Persecución de los Ahmadíes

La Comunidad en España

Eventos Internacionales

Sermones de los Viernes

Personalidades

 

 

 

 

mezquita basharat

La Comunidad Ahmadía en España

La Comunidad Ahmadía se halla establecida en España desde el año 1946.

La Comunidad tiene el privilegio de haber construido en España la primera mezquita diseñada con ese propósito, después de 700 años. La Mezquita Basharat fue inaugurada en 1982 en la localidad de Pedro Abad (Córdoba) y en ella se ubica la sede española. En septiembre de 2007 se celebró el 25 aniversario de su inauguración.

Temas

Breve Historia de los Musulmanes en España
El Primer Misionero Áhmadi enviado a España
Discurso Inaugural de la Mezquita Basharat
Mensaje del Presidente Zapatero en 2005
Inauguración de la Mezquita Baitur Rahman
1er aniversario de la Mezquita Baitur Rahman (inglés)

 

Breve Historia de los Musulmanes en España

Volver al índice

 

Los musulmanes en España

En el año 711 Tariq ibn Zayyad, gobernador de Tánger (N. África), fue llamado a España por el Conde Julián, para luchar contra los visigodos seguidores del rey Rodrigo. Tariq, cruzó el estrecho y desembarcó en Gibraltar con 7000 hombres. Durante una semana de lucha encarnizada, el ejército musulmán al frente de este valiente general, derrota a Rodrigo, último rey visigodo de la Península Ibérica, en la Batalla de Guadalete.

Los victoriosos musulmanes avanzan hacia adelante. Toledo, Córdoba, Málaga, Sevilla y Granada fueron tomadas. Hacia el año 713, prácticamente toda España se encontraba en manos musulmanas.

Durante 40 años, los musulmanes no cuentan con un gobierno sólido en España. Diferentes gobernadores se suceden unos a otros, hasta que Abderrahman I, conocido como el “Halcón de los Qureish”, de tan sólo veinte años de edad y único superviviente de la familia de los omeyas, en manos de los abasidas, logra llegar a España y desembarcar en Almuñecar en el año 755. Al año siguiente, Abderrahman entra triunfador en la ciudad de Córdoba y establece su gobierno allí. Este acontecimiento va a cambiar el curso de la historia de España.

El se dedica a unificación de todas las comunidades y emprende muchos proyectos de construcción para el bienestar del pueblo. Puentes, baños públicos, acequias, y mezquitas fueron construidas por todos los lugares, destacando la obra maestra de la Mezquita de Córdoba.

Gobernó y desarrolló el país durante 32 años y fundó una dinastía extraordinaria que perdurará 250 años y que hizo posible una maravilla en el mundo: la civilización de los musulmanes en España.

A su muerte, le van a suceder respetables emires como su hijo Hisham, Alhakam I y Abderrahman II. Durante esta época muchos esclavos y gente de clase media aceptan el Islam pues ven que esta religión favorece la educación, la hermandad, la justicia social y la tolerancia religiosa.

En 912 Abderrahman III, con tan sólo veintidós años de edad, se convierte en rey. Se dice que de todos los monarcas que gobernaron España, nadie fue más grande que él. En 930 toda España se encontraba bajo su control y se proclama “khalifa de los creyentes”. Córdoba se convierte en la ciudad más importante de todo occidente. Cuenta con 800.000 habitantes. Había 700 mezquitas y 300 baños públicos en una época en la que los europeos consideraban el baño como una costumbre pagana. Las calles fueron pavimentadas e iluminadas, un desarrollo que ciudades como Londres o Paris no disfrutaron hasta pasados por lo menos siete siglos. Había 70 bibliotecas que contenían por lo menos 400.000 ejemplares de libros. Los gobernantes de los países vecinos venían a Córdoba si necesitaban un médico o un arquitecto. La universidad de Córdoba atraía a estudiantes de todo el mundo. Su  mayor obra de arte fue la ciudad de Medina Al-Zahra dedicada a su esposa. Abderrahman III reinó durante 49 años, falleciendo en 961.

Sobre el año 1031, el califato fue extinguido y en Al-Andalus comienza a reinar la anarquía. El desmembramiento de Al-Andalus da la oportunidad a los reinos cristianos a realizar incursiones dentro de los dominios musulmanes. En 1085 cae la ciudad de Toledo, y en 1119 Zaragoza, pero va a ser en el año 1212 en la sangrienta Batalla de las Navas de Tolosa, donde los  musulmanes van a ser derrotados y pierden Córdoba (1236) y Sevilla (1248).

Aún así, el Reino de Granada bajo el reinado de Mohammad Ibn Yusuf ibn Nasir va a florecer durante tres siglos más. En esta época se construye el maravilloso palacio de la Alhambra. Y durante este  período renacen tres mentes brillantes: el filósofo Ibn Rushd (1128-98), el místico Ibn Arabi (1165-1240) y el historiador Ibn Jaldum (1332-1406).

Los sultanes nazaríes de Granada fueron víctimas de las rivalidades dinásticas y 21 sultanes gobernaron en esta  corta época. Pero a pesar de esto, la agricultura, la ciencia y las letras siguieron floreciendo. A pesar de los diversas tentativas de invasión por parte de diferentes reyes cristianos, la paz reinó, hasta que finalmente Muhammad XI Abu Abdullah se rinde en 1492 ante los Reyes Católicos.

Los Reyes Católicos incumplieron todas las promesas firmadas en el Tratado de Santa Fe donde se prometía proteger los derechos de los musulmanes. Difícilmente en la historia de las religiones podemos encontrar incidentes tan crueles y vergonzosos como los encontramos durante su reinado. La Inquisición española forzaba al cristianismo a todos los musulmanes y judíos que permanecieron en España. Cientos de bibliotecas repletas de valiosísimos manuscritos y libros fueron quemadas con el fin de borrar cualquier huella del Islam. Se calcula que más de 3 millones de musulmanes fueron ejecutados y los que no consiguieron huir al Norte de África,  fueron convertidos al cristianismo por la fuerza. España nunca más en su historia volvió a alcanzar el cenit que consiguió durante la época musulmana.

El Movimiento Ahmadía en España

Alhamdollillah, el 24 de junio de 1946 Hazrat Khalifatul Masih II abre en Madrid la primera misión en España enviando a su primer misionero: Molana Karam Ilahi Zafar Saheb. Antes de venir a España Hazur le llamó en privado y le preguntó qué haría si algún día, por cualquier circunstancia, no pudieran enviarle dinero para su manutención. Molana Karam Ilahi Zafar contestó. “Hazur haré cualquier trabajo que encuentre y si no lo consigo estoy dispuesto a morir en el camino de Dios”. Esta respuesta le agradó a Hazur, quien dijo “la gente muere a diario, pero morir en el camino de Dios es ungran triunfo”.

España, tras la Guerra Civil, vivía una época de gran censura religiosa, ya que las religiones no católicas estaban prohibidas por el gobierno. Por este motivo Molana Karam Ilahi Zafar Saheb tuvo que afrontar muchas dificultades a la hora de predicar el Islam, siendo detenido en varias ocasiones por este motivo y amenazado con su expulsión del país.

En 1947, con la división de la India y Pakistán, Hazrat Khalifatul Masih II (rt) decidió cerrar temporalmente, por falta de medios económicos, algunas misiones en Europa, entre ellas la de España, Pero ante esta eventualidad, Molana Karam Ilahi Zafar Saheb sugirió a Hazur la idea de buscar algún medio de subsistencia propio para que esto no ocurriera. Hazur estuvo de acuerdo y desde entonces comenzó a elaborar perfumes. En 1948 Molana Karam Ilahi Zafar Saheb inició la venta de perfumes por las calles madrileñas y en otras partes de España. Nunca desaprovechaba ninguna ocasión para transmitir el mensaje del Islam. Solía decir a la gente que se acercaba a su pequeño tenderete: La fragancia de este perfume no durará mucho tiempo entre vosotros, pero yo tengo otro aroma espiritual que  va a estar con ustedes permanentemente. Si lo desean pueden tomar mi tarjeta y contactar conmigo. Así la gente venía a su casa y allí él entregaba el mensaje del Islam ya que públicamente él no podía ejercer sus actividades.

Dios lebendijo de tal forma el pequeño negocio de los perfumes que en 1948 publicó el libro EL CAMINO HACIA LA PAZ escrito por  Hazrat Khalifatul Masih II y más tarde LAS ENSEÑANZAS DEL ISLAM, escrito por Hazrat Masie Maud (as).

El 10 de octubre de 1980 Hazrat Khalifatul Masih III (rt), Hazrat Mirza Nasir Ahmad, vino a España para colocar la primera piedra de la primera Mezquita de España construida en este país después de siete siglos: la Mezquita Basharat de Pedro Abad, Córdoba.

Hazrat Mirza Tahir Ahmad, Khalifatul Masih IV (rt), acudió a España para su inauguración el día 10 de septiembre de 1982.

En la actualidad, además de la Mezquita Basharat hay Comunidades áhmadis en Madrid, Barcelona, Valencia y Granada. Que Allah nos de la oportunidad de volver a traer la luz y el esplendor del Islam a esta tierra por medio del Ahmadiat. Pedimos a Allah que, inshallah, nos de la ocasión para que así lo logremos. Amin.

Volver al índice

 

El Primer Misionero Áhmadi enviado a España

karam ilahi zafar primer misionero musulman ahmadi en españa

Maulana Karam Ilahi Zafar nació el 31 de diciembre de 1919, en Banga, provincia de Hoshearpur, India. Realizó sus estudios en Talimul Islam High School de Qadian, India.

Cuando en 1945 Hazrat Mirza Bashir-ud-din Mahmood Ahmad, Khalifatul Masih II organizó el primer grupo de misioneros para propagar el Islam en Europa, el nombre de Maulana Karam Ilahi Zafar Saheb, no figuraba entre ellos. Invadido por una gran tristeza, Maulana Karam Ilahi Zafar Saheb se dirigió al Minaratul Masih de la Mezquita Aqsa de Qadian para implorar fervorosamente a Dios que le aliviara del pesar de verse privado de las bendiciones que otros compañeros habían recibido y para que Dios le diese a él también la oportunidad de servir al Islam. Pero quedó completamente sorprendido cuando, a su regreso, sus compañeros le felicitaron porque, durante su ausencia, Hazur le había nombrado misionero para España.

Llegó a este país el 24 de junio de 1946. España, tras la Guerra Civil, estaba inmersa en una grave crisis económica. Era una época de gran censura religiosa, ya que las doctrinas no católicas habían sido prohibidas por el gobierno. Por este motivo durante su vida afrontó grandes dificultades en su labor de predicación, incluyendo arrestos en varias ocasiones. Su labor predicativa producía malestar en las altas esferas españolas hasta el punto de desear su expulsión del país, lo cual, con la gracia de Dios, no llegó a suceder.

Con la división de la India en 1947 y la consiguiente emigración de la Comunidad Ahmadía de Qadián a Rabwah, Pakistán, Hazrat Khalifatul Masih II decidió clausurar temporalmente, por falta de medios económicos, algunas misiones en Europa, entre ellas la de España. Ante esta idea, Maulana Karam Ilahi Zafar Saheb, sugirió a Hazur la idea de buscar medios de subsistencia propios. Hazur asintió y propuso la fabricación de perfumes. Así, aprendió el arte de la perfumería.

En 1948 comenzó la venta de perfumes por las calles madrileñas en un pequeño tenderete. También acudía regularmente a las ferias de muestras de distintas provincias de España, donde difundía el mensaje del Islam. El Rastro madrileño, donde acudía semanalmente, fue el principal foco de la venta de perfumes durante más de treinta y cinco años, siendo a la vez un punto de predicación y de contacto con el público. El solía aprovechar la atracción que los perfumes ejercían sobre la gente para hablarles sobre Dios. Solía decir: „Huelan esta fragancia tan agradable, sin embargo esta fragancia no durará mucho tiempo entre vosotros, pero yo conozco un aroma que es permanente y eterno. Si lo desean, pueden tomar mi tarjeta y contactarme.“

Dios bendijo de tal forma el negocio de los perfumes que en 1948 se publicó el libro EL CAMINO HACIA LA PAZ escrito por Hazrat Khalifatul Masih II. Aunque este libro aunque tuvo una gran aceptación, el gobierno español no estaba dispuesto a permitir su circulación. Sin embargo, los sacerdotes cristianos persuadieron en cierto modo a las autoridades para que no se censurara, alegando que era anticomunista y favorecía, por tanto, los intereses de España. Así finalmente se autorizó su publicación y su difusión obtuvo múltiples muestras de aceptación y reconocimiento. Después surgió la oportunidad de publicar el libro LAS ENSEÑANZAS DEL ISLAM, que también fue costeado por medio de la venta de perfumes. Sin embargo, el gobierno prohibió su difusión debido a las protestas de la iglesia católica, siendo confiscados todos sus ejemplares. Tras varios intentos, se consiguieron recuperar y fueron enviados a Londres junto con una relación de nombres y desde allí se enviaron a intelectuales y personalidades españolas. Tras varias tentativas de levantar la censura, se envió un ejemplar al General Franco. El General apreció mucho su lectura y escribió una carta expresando su agradecimiento. Esta carta abrió las puertas para su libre circulación y sirvió de ayuda en las continuas requisas policiales.

Organizaba semanalmente charlas en la Misión, donde se congregaban distintos grupos de personas. Los centros culturales, universidades y escuelas fueron también importantes puntos de contacto con el público, a través de conferencias y charlas en las que se trataba de la religión islámica. A lo largo de su vida dio a conocer el mensaje del Islam en audiencias privadas a autoridades, personalidades e intelectuales de la sociedad española, entre ellos Su Majestad la Reina Sofía y el Príncipe Felipe de España.

Promovió la construcción de la mezquita Basharat en Pedro Abad, Córdoba, que es la primera mezquita edificada en España después de casi ocho siglos. El día 9 de octubre de 1980, Hazrat Khalifatul Masih III vino a España para colocar la primera piedra. El día 10 de septiembre de 1982, Hazrat Mirza Tahir Ahmad, Khalifatul Masih IV, inauguró la Mezquita Basharat en un solemne acto en el que participaron delegaciones de todo el mundo. Fue un día señalado para la historia del Islam en España y en el mundo.

Tras la inauguración de la Mezquita Basharat, en diciembre de 1982, Maulana Karam Ilahi Zafar fue destinado a Granada para abrir una nueva misión en aquella ciudad. Allí permaneció durante cinco años y durante ese tiempo se propagó el Islam en esa ciudad por medio de charlas, conferencias, ferias de libro, distribución de folletos, y otros medios.

En 1987, fue nombrado misionero de Portugal. En este país desempeño su cargo de misionero durante nueve años. Durante este tiempo, se compró en Lisboa un centro para la Comunidad y se divulgó el mensaje del Ahmadiat en todo el territorio portugués. En 1990, Hazrat Khalifatul Masih IV, con motivo de la celebración del Centenario de la Comunidad Ahmadía, realizo una visita oficial a este país para inaugurar la misión de Portugal. Esta visita Hazur fue recibido por todas las autoridades del país que le dieron la bienvenida.

Maulana Karam Ilahi Zafar Saheb falleció en Granada, España, el 12 de agosto de 1996, tras 50 años de predicación incesante. Está enterrado en el cementerio de Pedro Abad, Córdoba, cerca de la Mezquita Basharat, y su nombre fue inscrito en el Bahistri Maqbara de Rabwah, India.

Maulana Karam Ilahi Zafar Saheb se ganó los corazones de todos los que le conocieron gracias al mensaje que difundía en todos los lugares. Fue una persona totalmente consagrada a Dios. No desaprovechaba ninguna ocasión para difundir el mensaje del Islam y cumplió con su promesa hasta los últimos días de su vida. Fue siempre muy temeroso de Dios. Pasaba la mayor parte de su tiempo en el recuerdo de Dios. Destacó por su devoción por la Jamat y por la obediencia a sus Khalifas. De carácter sencillo, abierto y simpático, sin embargo tenía una personalidad imponente. Era una persona muy paciente y tolerante, pero no soportaba nada que fuese en contra de la religión. Le gustaba la vida sencilla pero era muy generoso con los demás.

Relato Autobiográfico

En 1945, cuando Hazrat Jalifatul Masih II convocó una reunión del primer grupo de misioneros para ser enviados a Europa, el nombre de este humilde siervo no se hallaba entre aquellos devotos. Antes de la oración de Fallr, solicité las llaves del Minaratul Masih de la Mezquita Aqsa, el Muecín D. Sirajuddin. Quería ofrecer oraciones voluntarias para que Dios me ayudara a aliviar mi ansiedad y tristeza al ver a mis colegas dispuestos a emprender su misión dejándome detrás privado de bendiciones. Imploré fervientes plegarias a Dios. Después de la oración de Fayar y del Darsul Quran, me dirigí a Bahishti Maqbara para orar, pero no hallé consuelo. Me ocupé leyendo los diarios de la oficina Al Fazl de Qadian, pero sin encontrar satisfacción.

Al pasar por la calle que conducía a la Mezquita Mubarak de Qasri Jilafat, encontré a mis colegas misioneros que habían permanecido reunidos con Hazur. Al verme, dijeron: “Enhorabuena. Hazur, en tu ausencia, te ha asignado España”. Sólo mediante la Gracia de Dios mi desgracia se convirtió en alegría y mi corazón se inundó de alabanzas a Él. ¡Que Dios Todopoderoso derrame Sus innumerables bendiciones y mercedes sobre el alma de Hazur! Hazur siempre mostró un gran amor y afecto por mí. Que Dios le otorgue un grado elevado en el Cielo. Amin.

Hazrat Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmad, Jalifatul Masih II, sentía una especial conexión con España: “Tenemos que reconquistar España” dijo, con gran emoción y sentimientos, a una escritora española que quedó impresionada por su libro La Estructura Económica de la Sociedad Islámica . Dijo: “España es un país que ha presenciado el esplendor del Islam, pero esta luz se manifestó en forma de guerra y a consecuencia de ella, se extinguió. Ahora esta luz se ha reavivado de nuevo con el mensaje de amor y paz. De ahí que será perpetua, nunca se apagará ni será jamás extinguida”.*

En otra ocasión, Hazrat Jalifatul Masih II dijo: “¿Nos hemos olvidado España sólo por habernos marchado de allí? No. Nunca la hemos olvidado. Volveremos sin duda a España. En el lugar en que despuntaron nuestras espadas, nuestras lenguas emprenderán una guerra y, presentando la bella enseñanza del Islam, convertiremos a nuestros hermanos en armas” (Marzo 1946)

El deseo de Hazur de enviar a este grupo de devotos inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial era tan intenso, que a pesar de la proximidad de las fechas de la Reunión Anual, ordenó que partiéramos en el primer barco disponible.

La caravana partió de Qadian y llegó, a través de Nueva Delhi, al puerto de Bombay. Al cabo de tres semanas desembarcamos desde SS Batori a Liverpool, donde acudieron a recibirnos Maulana Jalaluddin Shams y D. Aziz. Desde allí, llegamos a London Mosque, donde nos reunimos con D. Billal Nuttall. Permanecimos en Londres durante seis meses, donde obtuvimos un visado de la Embajada Española. Me acompañaba Mohammad Isaac Saqi. En aquella etapa España sufría un boicot por parte de todas las naciones y las doctrinas no católicas estaban prohibidas por la ley. Sin embargo, para dar la impresión de que reconocían la libertad religiosa, nos concedieron un visado, aunque posteriormente permanecimos bajo una constante supervisión policial.

Llegamos a España el 24 de junio de 1946 desde Hendaya (Francia). Recibimos clases de español y al cabo de seis meses nos familiarizamos con la lengua española hasta el punto de comenzar a predicar en reuniones individuales entre gente que no poseía mucha fe y cuya lengua era tan diferente a la nuestra.

Un traductor ruso y dos hermanos españoles aceptaron el Islam. Uno de ellos marchó a Argentina: Hazur le puso de nombre Anwar Ahmad. El segundo, Miguel, un ciudadano ruso, recibió de Hazur el nombre de Ajmal Ahmad. Otro estudiante granadino, Anis Abdul Baqi, también aceptó el Islam.

En 1947, después de la partición de la India británica y de la emigración de Qadian a Rabwah, la Comunidad Ahmadía decidió cerrar temporalmente la misión de España. La sede central me aconsejó trasladarme a Londres. Sin embargo, recomendé a Hazrat Jalifatul Masih II no cerrar la misión de España. Aunque no recibiera ningún estipendio, procuraría mi propio sustento económico. Tras diversas consultas privadas, Hazur expresó su preocupación de no poder sufragar los gastos de todas las misiones conjuntamente y recomendó a los misioneros que, debido a las circunstancias, buscaran una fuente alternativa de ingresos. En este sentido, también aludió al empleo de esencias y perfumes, haciendo referencia a un áhmadi americano que cosechó una gran fortuna al iniciar un negocio con esta mercancía.

Durante otra estancia de seis meses en Londres, Chaudry Ashraf y Aziz Dean, que poseían un negocio de perfumes, me entrenaron en este oficio, y en un almacén de Croydon obtuve la destreza necesaria que me ayudaría en momentos de necesidad. Dios Todopoderoso bendijo este negocio hasta tal punto, que en el año 1948 obtuve unos beneficios netos de 1.500 libras, los cuales invertí en la publicación del libro Estructura Económica de la Sociedad Islámica. Las 3.000 copias ascendían a un valor de 25.000 pesetas, una cantidad que en aquella época hubiera cubierto las necesidades económicas de una persona durante largo tiempo.

La publicación fue bien aceptada en su conjunto, pero el gobierno no estaba dispuesto a permitir su circulación. El sacerdote local persuadió en cierto modo al Director General de la Prensa, Juan Beneyto, a no interponer censura alguna alegando que era anticomunista, pues iría contra los intereses nacionales de España. Con la gracia de Dios se obtuvo autorización y la nación española comenzó a cosechar los beneficios de las enseñanzas islámicas. Posteriormente, se recibieron numerosas cartas de agradecimiento, entre las que destacamos algunas a continuación.

El Presidente del Tribunal Supremo, José Castán, escribió: “Le expreso mi más sincero agradecimiento por su carta a la que acompaña un libro excelente. Su lectura ha dejado una profunda huella en mí. Estoy seguro de que Dios Todopoderoso otorgará a su misión en España el éxito que merece. El libro es sumamente interesante para la situación actual del mundo”.A esto le sucedió una excelente opinión de la prensa.

Hazur agradeció esta evaluación y expresó su satisfacción en uno de sus sermones, mencionando que aunque era su intención publicar la Filosofía de las Enseñanzas del Islam en idioma español, tuve el honor, gracias a Dios Todopoderoso, de cumplir su deseo al publicar este libro, mencionando al mismo tiempo la venta de perfumes para este fin.

Mas cuando se publicó La Filosofía de las Enseñanzas del Islam , el gobierno, presionado por la protesta de la Iglesia Católica, prohibió su difusión. Se dispuso la confiscación de todos los ejemplares. Ante esto, me entrevisté con el Ministro de Educación. Me concedieron la exención de 5.000 copias de La Filosofía de las Enseñanzas del Islam , pero sin permitir su difusión general. A través de algunos amigos, conseguí enviar algunas copias a Londres a quienes envié el nombre y dirección de algunas personas ilustres para que les fueran enviados ejemplares. Al estar permitido bajo la ley, el libro, que contenía el mensaje excelente del Islam, se envió numerosas personas de habla española. Entretanto, me entrevisté con diversas personalidades para conseguir que se retirara la prohibición, instándoles a que leyeran el libro para comprobar por sí mismos que su contenido se limitaba a exponer las características de la enseñanza islámica y no atentaba contra ninguna otra religión. Alegaron que en aquella época (1948) el número de personas cultas era muy inferior y que podría surgir algún dilema sobre las doctrinas. Les propuse que si me enviaban una lista de un millar de españoles intelectuales practicantes de la fe católica me limitaría a enviar el libro solamente a tales personas excluyendo al resto. Nunca me proporcionaron estos nombres, pues sabían que nadie podía presentar una verdad tan prístina como la verdad islámica.

Todos los esfuerzos por levantar la prohibición fueron inútiles. En una ocasión, Dios Todopoderoso me instó a que enviara una copia al General Franco y así lo hice. En respuesta, escribió: “Su lectura ha sido muy gratificante para mí y se lo agradezco de todo corazón”. Después de recibir esta carta, comencé la difusión general de este libro. Cuando la policía me pedía explicaciones, alegando que no se permitía a las doctrinas no católicas propagar su fe de acuerdo con las leyes del país, les mostraba la carta del General Franco, y se marchaban, con una copia de la misma.

En 1964 envié un ejemplar de La Filosofía de las Enseñanzas del Islam al Reverendo Buen Monreal, el cardenal arzobispo de Sevilla, quien respondió escribiendo: “Me complazco en agradecerle el amable envío de su libro LAS ENSEÑANZAS DEL ISLAM, que he leído con verdadero interés. No puedo menos de ver con mucho agrado todo movimiento que tienda a elevar al hombre sobre la esclavitud de la materia y acercarle a Dios, pues solamente en Él está la paz, la fraternidad de los hombres, el bien y la esperanza. Vivimos en tiempos de materialismo desenfrenado, en el que muchos hombres se olvidan de la verdadera vida que no es la de este mundo, sino la vida eterna en el seno de Dios. En su libro hay muchas sentencias que nos llevan al bien y nos unen en Dios… A Él le pido la felicidad perpetua para el mundo islámico y sus bendiciones para usted”. Este libro sirvió de gran ayuda para su propagación ante la persecución policial.

Desde 1948 había participado en ferias comerciales para la venta de perfumes, acudiendo a Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao y Zaragoza, aunque posteriormente me limité a la venta de perfumes en Barcelona. En estas ferias, aparte de ciudadanos españoles, acudía gente de otras naciones a las que predicaba el Ahmadiat. En una ocasión fui amenazado con recibir órdenes de deportación, ante las cuales protestaron miembros y no miembros de la Comunidad. Me fue notificado por escrito que si no me abstenía de la predicación del Islam sería deportado de España. Cuando nuestra Sede Central pidió explicaciones a la Embajada de Karachi, ésta denegó haber expedido tal orden. Hazrat Jalifatul Masih II mencionó este hecho en la reunión de Maylis Mushawarat al afirmar: “Dios Todopoderoso ha otorgado a la Comunidad tal autoridad y respeto que, cuando nuestro misionero fue amenazado con órdenes de deportación, el informe en respuesta a una explicación que solicitamos, fue denegado por puro temor”.

En 1965, Manuel Fraga, líder del partido Alianza Popular, permitió la publicación legal de La Filosofía de las Enseñanzas del Islam y el folleto Por qué creo en el Islam. Por la gracia de Dios, estas publicaciones fueron ampliamente difundidas en toda España a los miembros de la Real Academia, estudiantes de medicina, miembros de la academia de arte, profesores de universidad, autoridades locales, militares y oficiales del gobierno central, gobernadores civiles y otros dignatarios de todas las esferas de la sociedad.

Cuando Hazrat Jalifatul Masih II fue sucedido por Hazrat Jalifatul Masih III, Hazrat Jalifatul Masih III, durante unas vacaciones en Rabwah en 1967, dijo que Mirza Mubarak Ahmad, el Director de las Misiones Extranjeras, había hecho mención de una pequeña mezquita en Toledo, y que intentáramos conseguir un contrato de arrendamiento durante 20 años para poder ofrecer oraciones en la misma. En 1970, Hazur visitó España personalmente. Tenía prevista una entrevista con el General Franco, pero tal entrevista fue aplazada en el último momento. Los esfuerzos prosiguieron, pero el gobierno declinó, recomendando que nos pusiéramos en contacto con la Iglesia respecto a su propiedad. Sin embargo, cuatro parroquias rehusaron nuestra petición.

Durante su estancia en el Hotel Alhambra de Granada, Hazur ofreció humildes súplicas, tras las cuales Dios Todopoderoso le reveló: “Pues quien pone su confianza en Al-lah, sepa que Él le basta. En verdad, Al-lah cumplirá Su objetivo” (Sagrado Corán, 65:4). Cuando a la mañana siguiente me presenté ante Hazur, Hazur había escrito esta revelación en un pañuelo de papel y dijo: Anoche no pude dormir ante la preocupación de saber que carecemos de medios de extender el Islam en España. Pero al recibir esta revelación, me produjo alegría saber que, en el momento adecuado, el mismo Dios Todopoderoso proveerá los medios.

Tras una larga búsqueda, llegó el momento en el que encontramos el lugar para la Mezquita Basharat de Pero Abad. Hazur dijo al respecto: “La elección de este lugar no la ha hecho ni Karam Ilahi Zafar ni yo mismo, sino Dios Todopoderoso.” Adquirimos este terreno, cumpliéndose así la promesa de Dios. Llegará el día del triunfo del Islam y del Ahmadía. Con la gracia de Dios, Su Jalifa ha sido bendecido con los medios que iluminarán a España y le harán brillar con luz resplandeciente. Inshaallah”. El día 9 de octubre de 1980 fue una fecha memorable llena de bendiciones cuando Hazur ofreció las plegarias del Patriarca Abraham con ocasión de la colocación de la primera piedra de la primera mezquita construida en España después de 744 años en Pedro Abad, Córdoba. Fue un día de júbilo. La Casa de Dios se ha establecido. ¡Alabado sea Al-lah!

Volver al índice

 

Discurso Inaugural de la Mezquita Basharat

Volver al índice

 

hazrat mirza tahir ahmad
Discurso inaugural pronunciado por Seyedna Hazrat Mirza Tahir Ahmad, Jalifatul Masih IV, Jefe Supremo de la Comunidad Ahmadía con ocasión de la ceremonía de inauguración de la Mezquita “Basharat” en la localidad de Pedroabad (Córdoba)

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso

Le alabamos e invocamos sus bendiciones sobre Su Noble Profeta Mohammad, y también sobre Su siervo el Mesías Prometido.

Con la Gracia y la Merced de Dios.

Después de recitar el “Tashahud” y el “Sura Fateha”:

Hoy, en el nombre de Dios, Clemente y Misericordioso, inauguro esta mezquita. Mi corazón rebosa de alabanzas hacia el que es el Señor del Universo. Él es Clemente. Él es Misericordioso., A quien pertenece todo cuanto existe en la Tierra, en el Cielo y entre ambos. A Quien ha de retornar toda posesión pasajera. No permanecerá nadie como dueño, temporal o permanente, sino Él que es Dios Único y que no tiene ningún copartícipe.

Hoy inauguramos esta mezquita, únicamente con el objeto de adorarle. Le imploramos Él nos ayude para hacerlo debidamente, porque nadie es capaz de adorarle verdaderamente sin su guía y sin su ayuda. Así pues, nuestras almas hoy se prosternan únicamente ante Él, y rogando y sometiéndonos a Él como Único Dios, le hacemos estas plegarias:

“¡Oh Tú que eres la fuente de todas las virtudes! Guíanos por Tu camino recto y haznos prevalecer en él, hasta alcanzar la meta de los hombres justos. Es decir, el camino de aquellos que anduvieron el camino recto y a los que Tú premiaste, y permanecieron justos ante Tu vista hasta el día de la muerte.”

“¡Oh Dios sin Principio ni Fín que eres fuente de toda luz y toda guía! preservanos del fín de aquellos desgraciados, que a pesar de caminar en Tu camino recto, no cumplieron con Tus requisitos, y en lugar de ser premiados, fueron merecedores de Tu ira. Y sálvanos también del destino de aquellos que fueron desviados del camino recto, y que caminando unos pasos en tu senda, lo abandonaron y desprovistos de la luz de Tu Sabiduría, se perdieron en los caminos de las tinieblas de Satanás.”

Hoy con ocasión de la inauguración de esta Mezquita, nuestros corazones rebosan de Sus alabanzas, nuestras lenguas Le recuerdan, sentimos Su existencia en la sangre y las venas y repetimos la plegaria ¡Oh Dios Nuestro! Ayúdanos a cumplir nuestras responsabilidades y deberes y ayúdanos a preservar las altas cualidades morales relacionadas con esta Mezquita, que puramente y en Tu nombre ha sido construida para Tu adoración.”

¿Cuales son estas altas cualidades?. Que siempre estén abiertas las puertas de Tu Casa para todos los seres humanos y que aquellos que quieran acercarse para inclinarse en Tu puerta, sin diferencia de raza y color, reconociéndote como Dios Único, lleguen a ella y nadie les im

pida la entrada para Tu Adoración. ¡Qué mala idea tiene aquella gente que intenta crear desorden entrando en esta Sagrada Casa! ¡Oh Dios! Dejamos sus asuntos en Tus Manos. Te suplicamos y en Tí confiamos, para que sus impuros pasos, no ensucien Tu Sagrada Casa. Concédenos la gracia de recordar siempre este gran mensaje, relacionado con cada mezquita que haya sido construida púramente para engrandecer Tu Nombre.

¿Que gran mensaje éste? Es un mensaje de paz y solidaridad. Es un mensaje de justicia, igualdad, hermandad y amor entre los seres humanos. Adoradores de un Dios Único: así como vuestro Dios es Unico en los Cielos, sed uno en la Tierra, y limpiad vuestros corazones de toda clase de odio, perjuicio o rencor. Apartáos de aquellas cosas que hacen diferenciar y separar a los seres humanos.

Esta Mezquita con sus cinco llamadas al día, os recuerda que vuestro Dios es Único. Todos sois criaturas de¡ mismo Dios. Cualquier grandeza a Él pertenece. Él es el Único digno de adoración. Si queréis ser uno, hijos e hijas de Adán, buscad unión con este Único Dios, que és común a todos y es Dios de todos.

Cualquier mezquita construida para santificar, alabar y adorar a Dios Santísimo y Altísimo, nos lleva al recuerdo de¡ gran sermón que Su Siervo y Profeta, Mohammad Mustafá (la paz y bendiciones de Dios sean con él) dió antes de su fallecimiento con ocasión de su última peregrinación. Es aquél histórico sermón que nos enseñala filosofía de la Unidad de Dios, y describe claramente la necesidad de adorar al Dios Unico. Es aquel sermón que nos explica los derechos que un ser humano tiene frente a otro. Si no los respetais, no sólo sereis rechazados por la humanidad, sino también por el Creador. Es aquel sermón vivo y perdurable que se mantiene auténtico y a pesar de haber transcurrido ya mil cuatrocientos años, hoy sigue siendo tan actual, lleno de frescor, vivo y completo. El Santo Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él) dirigiéndose ante ciento veinticinco mil reunidos, dijo:

“¡Seres humanos, escuchad! Vuestro Dios es un Dios Único y vuestro antepasado es el mismo. Ningún árabe tiene preferencia sobre un no árabe ni un no árabe la tiene sobre un árabe, ni tiene preferencia el blanco sobre el negro, ni el negro sobre el blanco.

¡Escuchad! No está permitida la falta de respeto hacia la vida humana, ni hacia los bienes; ni tampoco el trato preferente que disponíais unos sobre otros antes de¡ Islam. Todo esto lo dejo abolido hasta el Día del Fín del Mundo.

¡Cuidado! ¡No faltéis a los derechos de los demás! ¡No faltéis a los derechos de los demás! ¡No faltéis a los derechos de los demás!

Se acabó la cadena de venganzas de sangre que acontenció antes del Islam. Se acabó la usura, que causa de privación de derechos humanos. Sed temerosos a Dios respecto a los derechos de las mujeres, porque así como tenéis derechos sobre ellas, de la misma forma ellas tienen derechos sobre vosotros. Cuidad de los prisioneros. De lo que os alimentéis, alimentáciles. Vestidies como vestís. Y recordad es vuéstro deber respetar las vidas, bienes y dignidad entre vosotros hasta el día en que vayáis al encuentro de Dios.”

Dios ha enviado como guía de ésta época a un gran siervo de entre los siervos del Santo Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él) con el fin de proteger este mensaje y revivir de nuevo su espíritu. Nos ha recordado aquellas buenas palabras del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) y ha creado una sagrada comunidad, al igual de la comunidad del Santo Profeta (la paz y bendiciones sean con él) para que de nuevo se amolden en las santas obras humanas las sagradas enseñanzas del Islam.

Me estoy refieriendo a Hazrat Mirza Ghulam Ahmad de Qadián (la paz de Dios sea con él), este gran siervo, a quien Dios ha enviado semejante al Mesías y “Mebdi” en el comienzo del catorceavo siglo. Ha traído un mensaje de nueva vida para la comunidad del Santo Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él) y comenzó una gran labor con el fin de atraer a toda la humanidad bajo el Islam. Fundó una comunidad que nació para el servicio del Islam y de la humanidad y que se llama Comunidad Ahmadía. Se dirigió a la humanidad de hoy, de esta forma:

“El Dios Verdadero y Perfecto en el que el ser humano tiene el deber de creer es el Señor del Universo. Su Sustento no se limita a una cierta nación, ni a una época en particular, ni a un lugar en concreto, ni a un pueblo en especial, sino que es el Dios de todas las naciones, todas las época!, todos los lugares y todos los pueblos. Es la Fuente de todas las bendiciones y es la Base de toda fuerza material y espiritual. Toda la creación del Universo se mantiene gracias a Él. Es el sostén de cada ser. Su bondad es común para todos, abarcando a todas las naciones, pueblos y épocas. Así pues, siendo éstas las altas cualidades de nuestro Dios, nuestro deber es seguirlas.” (Del libro “Pegam Sulah”).

“Desplegad todo vuestro poder para establecer Su Unidad sobre la tierra. Sed buenos y misericordiosos hacia las criaturas de Dios. Que vuestra lengua no hable mal de ellas y que vuestras manos no les causen tortura alguna. Intentad hacer el mayor bien hacia lahumanidad.” (Del libro “Kishti Nuh”).

Explicando la finalidad de su advenimiento, manifestó:

“He sido enviado para corregir los fallos y faltas de la moral, las creencias y la fé. Mi venida es como la venida de Jesucristo. En este sentido me llamo el “Mesías Prometido”,

porque Dios me ha ordenado extender la verdad en el mundo con signos extraordinarios y con enseñanzas puras. Soy opuesto a extender la religión con la espada y por ella derramar sangre de Sus criaturas. Dios me ha encargado que de acuerdo a mi capacidad, desarraigue este tipo de 'errores de entre los musulmanes. Les invito a seguir el camino de las altas cualidades morales, de humildad, de ternura, de justicia y veracidad. Quisiera manifestar a todos los musulmanes, cristianos, hindúes y arias que no tengo ningún enemigo en el mundo. Siento un gran afecto hacia el género humano, similar al que una madre cariñosa siente hacia sus hijos o aún superior.” (Del libro “Arbain”).

Haciendo hincapié acerca de su Comunidad, les exhortó:

“Y en este momento, a los miembros de mi Comunidad en concreto, quisiera hacerles comprender que se abstengan totalmente de - hábitos impuros. Dios me ha enviado como Mesías Prometido y me ha investido como el Mesías, hijo de María. Y os exhorto a que os abstengáis de hacer el mal y sirváis al ser humano con compasión. Purificad vuestros corazones de enemistades y rencores, Si practicáis estas enseñanzas os igualaréis a los ángeles. ¡Que sucia e impura es aquella religión en la que no existe compasión hacia el semejante! ¡Y qué mísero es el camino que está lleno de las espinas de los perjuicios! Vosotros, los que estáis conmigo no seáis nunca así. Pensad qué beneficio os aporta la religión. ¿Acaso hacer sufrir a vuestro semejante?. Al contrario, la religión sirve para conseguir el logro de la comunión con Dios. Esta comunión con Dios nadie la ha logrado ni la logrará hasta que el hombre manifieste los atributos de Dios. Sed misericordiosos hacía los demás por amor de Dios, para que el cielo también os tenga misericordia ¡Venid¡. Os enseño un camino en el que vuestra luz superará las demás y que consiste en que os olvidéis de toda clase de rencores y envidias y seáis hombres de compasión. Perdéos en el amor de Dios y con Él alcanzad la máxima pureza.” (Del libro “Islam y Yehad”).

En resumen, este mensaje de¡ Islam lleno de amor quiere expresar que cada persona perteneciente a cualquier color, raza, pueblo, hablante de cualquier lengua, es creación de Dios Único. A este Dios nosotros le nombramos Allah. Él es el Dios de cada ser humano. Él ama a todas las naciones y pueblos. Todos los seres humanos son iguales y hermanados ante Sus Ojos. Es muy Misericordioso, muy Bondadoso y a Él pertenecen todos los poderes.

Quien se inclina hacia Él y le implora, le derrama grandes gracias y bendiciones.

Hoy la humanidad está al, borde de un horroroso desastre mundial, de¡ que a primera vista no parece vaya a librarse, pese a cualquier esfuerzo humano. Aún una puerta está abierta para evitar esta tragedia: La humanidad debe inclinarse hacia Su Creador y Amo y aceptar este Mensaje para que así Dios tenga Misericordía hacia ella.

Hoy nos hemos reunido aquí para hacer plegarias al Dios Único Soberano e invocar Su Ayuda para llenar esta casa con súplicas y alabanzas. Sus puertas están abiertas para todos aquellos que reconozcan al Dios Único Altísimo y quieran posternarse ante Él para adorarle. Pidámosle Él bendiga esta Mezquita para toda España, Europa e incluso para todo el mundo y sirva de bendición, paz y tranquilidad y que acepte con Su Gracia los servicios de los fieles de la Comunidad Ahmadía.

Aprovecho esta ocasión para expresar mi agradecimiento a todos los que han trabajado en la proyección y construcción de esta Mezquita o ha colaborado en la misma, y especialmente al Ayuntamiento de este pueblo y demás autoridades españolas que pese a las diferencias religiosas existentes, nos han ayudado en la consecución de¡ permiso para la compra del solar y en la edificación. Con ello han abierto una puerta de tolerancia, de mutuo respeto y de ayuda recíproca entre diferentes religiones. ¡Allah les bendiga a todos!

Al mencionar esto, de los nombres que vienen a mi mente, a quien más debo mi gratitud es al arquitecto de esta Mezquita, D. José Luis de Lope y López de Rego, que no sólo ha sentido una relación profesional con nosotros, sino ha puesto el corazón en el diseño y construcción de esta hermosa Mezquita y ha mostrado un interés especial en ella. Así también quiero expresar mi agradecimiento a la famosa Compañía Sevillana, cuyos directores son merecedores de mi sincero agradecimiento, al mostrarnos gran cordialidad, concediéndonos el material necesario para la Mezquita. Allah les page de la mejor forma a ambos, y a todos aquellos que de alguna u otra forma han prestado servicios a la Mezquita.

Antes de que me extienda en el tema, debo mencionar que en estos instantes, cuando mi corazón experimenta una profunda alegríá como motivo de esta sagrada ceremonia, al mismo tiempo siente un grave dolor que nace de¡ cariñoso recuerdo en el que conmigo participan y comparten millones de ahmadis de todo el mundo. Y no solo los ahmadis, sino todos los agraciados habitantes de esta comarca que presenciaron la colocación de la primera piedra de esta Mezquita y conocieron a nuestro difunto anterior Iman Hazrat Nasir Ahmad (la paz de Dios sea con él), estoy seguro participan también de¡ dulce y a la vez doloroso recuerdo de su pérdida. Pero el Santísimo Padre Celestial para quien hemos edificado esta Mezquita con el fín de glorificar y santificar su Nombre, nos es más querido que cualquier otro ser. Nos era muy querido el que se ha ido, pero nos es más querido quien le ha llamado. Por lo tanto, estamos conformes con Su Voluntad y ante Él nos inclinamos. Él nos es más amado que nadie y Él ama sobre todas las cosas a los seres humanos, sus criaturas. El Señor es un mar sin orillas de bondad, afecto y amor, que no tiene ni principio ni fín y es igualmente ¡limitado e indescriptible Su Cariño y Su Clemencia hacia Su creación. Toda religión que nazca de esta eterna fuente de Clemencia, ciertamente enseñará bondad hacia el semejante y no ofrecerá mas que amor verdadero y compasión hacia la humanidad. Por el contrario, si una religión proclama ser Divina y en Su nombre se origina odio, rencor y enemistad entre los seres humanos y enseña a promover desórdenes y violencia, en verdad que es falsa, porque es imposible que de una fuente de amor brote odio, de igual manera que de¡ pecho materno no brota veneno en lugar de leche. Por lo tanto, la prueba de la veracidad de¡ Islam se encuentra en sus enseñanzas, que son enseñanzas de paz, cariño y bendición.

Por último una vez más veo necesario aclarar que en nuestros corazones no tenemos sino sentimientos de bondad hacia los españoles, que hemos venido aquí para invitaros hacia un Dios Único, para cuya adoración con plena sinceridad hoy nos hemos reunido aquí en la inauguración de esta Mezquita. Estamos seguros que la solución de todos los problemas de¡ mundo es una y única: Retornar a su Creador y Su Amo. No hay otra alternativa para aunarse con la humanidad en un vínculo amoroso. Al igual que los hijos de la madre y un padre sienten un cariño instintivo entre ellos, la certeza que somos creación de un Único Creador une tanto a los habitantes de¡ Este a los de¡ Oeste como a los del Norte a los del Sur y les hace experimentar el amor mutuo, que hoy la humanidad busca terriblemente sedienta, como el que sintiendo una sed tremenda se encuentra desesperado soportando un calor horrible en el interior de un desierto. Dios, en cuyas manos están nuestras vidas y que conoce las intimidades de nuestros corazones, es Testigo, de que por mi parte, y por parte de mi Comunidad, no hemos traído para los españoles otro mensaje más que el Mensaje de Amor a Dios Uno y Único y amor hacia toda la humanidad.

En el mundo existirán ciertas naciones que podrán conquistar sin amor y se conquistan. Pero España no es de tales naciones. Observando su historia veo que a este pueblo no se le puede conquistar con ningún otro arma, esfuerzo o recurso que no sea el amor. Al hablar de las causas del último fracaso de Napoleón, el emperador francés, muchos historiadores afirman que tal fracaso fué debido a que no comprendió bien el carácter de los españoles Intentó doblegar a esta nación y establecer un gobierno extranjero, pero fracasó al no poder vencerla mediante la espada. Napoleón no fracasó en las heladas llanuras de Rusia, ni siquiera en Waterloo. Su suerte se decidió en los campos, cerros y montañas de esta tierra y el día de su derrota aconteció cuando intentó conquistar a los corazones del pueblo español con la fuerza de la espada.

Con la vista espiritual y guía que Dios me ha otorgado estoy seguro que la conquista de España tendrá lugar con amor puro, con cariño verdadero, con sinceridad y con servicio leal al prójimo. Nadie puede alterar este destino. Pero al mismo tiempo quiero tranquilizar a los españoles diciendo que la conquista de¡ amor es una conquista de doble filo; un mismo golpe hace igual efecto en el corazón de¡ conquistado que U conquistador, de forma que no les separa ninguna diferencia y ambos quedan igualmente vinculados. Entre el amado y el amante, entre el conquistador y el conquistado, no queda distinción alguna; al contrario, surge un mundo extraño en el que el conquistador se rinde y el rendido se convierte en conquistador, Observad, pues, que cuando un amante conquista a su amado, este no reprocha al amante los sufrimientos que le hizo pasar sino que cae ante él y en postura humilde le dice: “No es preciso que te excuses; las heridas que me hiciste no fueron tales heridas, sino alivio.”

Termino mi mensaje con unos versos de un poema del Fundador de la Comunidad Ahmadía, el Mesías Prometido, a quien Dios erigió en Imam de esta época para salvar a la humanidad.

Volver al índice

 

 

Mensaje del Ex-presidente Zapatero

zapatero

Para la reunión anual de la Comunidad Ahmadía de España de 2005

“…Es, además, especialmente significativo que este acto se realice en la mezquita de Pedro Abad, un ejemplo de la pluralidad religiosa y de la convivencia pacifica que diariamente se vive en nuestro país, donde se sabe diferenciar entre los valores intemporales de les religiones y los fanatismos que las deforman… ”

Volver al índice